Buscadores de Libros, llevando luz entre las páginas

por | Abr 27, 2022 | Cultura, Literatura

Hay quienes dicen que los libros son una fuente inagotable de conocimiento, imaginación y sabiduría. Yo, particularmente, creo que los libros son un medio. Uno que te permite conocer nuevos lugares, abrirte a nuevas ideas, experimentar un sinnúmero de emociones, pero, sobre todo, conectar con otras personas y llegar, incluso, a hacer amigos verdaderos.

Muchos pensarán que, con el último punto, me refiero a los personajes. Ciertamente, los personajes de los libros tienden a convertirse en nuestros amigos. Individuos a los que conocemos perfectamente y que llegamos a querer y comprender con el paso de cada página.

No obstante, la verdad es que no me refiero a ellos en este momento. Me refiero a los amigos de carne y hueso que podemos hacer por el gusto en común hacia una historia determinada.

Los libros nos permiten conectar con otras personas y aun conocer mucho sobre ellas. “Dime qué lees y te diré quién eres”, alegan algunos. Y pudieran tener la razón. Después de todo, nos identificamos con las historias y podemos establecer vínculos con otros, capaces de trascender, gracias a aquellas que nos resultan comunes. Un ejemplo de esto lo encontramos en Buscadores de Libros, un equipo que reside en Ciudad Guayana.

En el año 2010, un grupo de personas liderado por Mariela Mendoza decidió reunirse para intercambiar libros ya leídos por otros que les gustaría leer. No era un club de lectura y tampoco un cambalache. Eran amantes de las historias que se hacían recomendaciones entre sí.

La experiencia no dudo que fuera fascinante para los involucrados, tanto que, con el pasar del tiempo, el equipo creció. Así, lo que empezó como un grupo reducido se convirtió en una asociación civil que actualmente promueve el gusto por la lectura y el respeto por los libros.

Cuentacuentos, talleres, tertulias e intercambios fueron las actividades que marcaron la expansión de Buscadores de Libros. Eventualmente, terminaron consolidándose como un referente de Ciudad Guayana en el mundo de las letras.

Su labor continuó contra viento y marea aun con las peripecias del país de los últimos años. La tarea fue ardua. Pero, en lugar de cerrar como la mayoría de las librerías, encontraron un espacio físico donde reunirse, desarrollar sus actividades y, claro está, vender libros para financiar el resto de sus iniciativas (aunque hay que considerar que los precios de estos son tan bajos que parecen de fantasía).

Muchas personas creen que nos encontramos en un país donde las personas no leen. Sin embargo, de acuerdo al testimonio de Mariela Mendoza, no es eso verdad. Sí es verídico que nuestra cultura no es la principal promotora de la actividad lectora, pero cada vez son más las personas que establecen vínculos con ella. Los jóvenes son el principal caldo de cultivo para el hábito lector, pero, para que desarrollen la pasión, es necesario -como sostiene Mendoza- que sean los padres y maestros quienes -con el ejemplo- lo inculquen.

Buscadores de Libros sostiene que todos encuentran su libro ideal. De allí el concepto de su espacio y su propuesta de esparcir libros sobre las mesas para que cada quien, a su ritmo e intuición, dé con el apropiado.

En una entrevista realizada hace varios años, Mariela Mendoza expresó que “los libros son el refugio para las vicisitudes diarias”. Es decir, son un lugar de esparcimiento, desconexión e imaginación. Es lo que bien dijo J. R. R. Tolkien, en su ensayo Sobre los cuentos de hadas, respecto al mundo secundario, ese al que solo llegamos por medio de la lectura y que nos envuelve de tal manera que lo percibimos como real, hasta el punto de llevarnos a desconectar por unos minutos de nuestra verdadera realidad.

No es de sorprender entonces que la pandemia fuera una aliada maravillosa para las voces de los autores. El encierro y el miedo propiciaron que los libros se alojaran en la vida de cientos de personas y Buscadores de Libros encontró la oportunidad perfecta para llevar su filosofía a los lugares más humildes de la región con sus “Rincones del saber”.

Los “Rincones del saber” son, en mi opinión, la creación más loable de esta asociación. La iniciativa consistió en crear, en sectores populares, bibliotecas independientes, cuidadas y alimentadas por los miembros de la comunidad.

Aunque pequeñas todavía, estas bibliotecas se han convertido en un lugar de encuentro y refugio, capaz de transmitir a muchos una nueva interpretación de la vida.

Buscadores de Libros cree fielmente que las historias pueden cambiar vidas. Los libros son ese portal hacia el futuro brillante e iluminado que todos podemos alcanzar.

Iniciativas como estas nos recuerdan el poder que tienen las palabras y los libros, y nos reafirman que, mientras existan los buenos lectores, el mundo siempre tendrá una esperanza.

1 Comentario

  1. Lusmila

    Excelente información.
    Me encantó conocer de Los Rincones del saber.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.