La cirugía de mínimo acceso es la mejor opción actual en ginecología

por | Abr 8, 2022 | Comunidad, Salud, Sociedad venezolana, Venezuela

Implica una menor incisión, riesgo de infección y recuperación, así como la preservación de órganos reproductivos. Disponible en Venezuela, este procedimiento brinda calidad de vida.

 

La ciencia avanza a pasos agigantados, por lo que resulta incomprensible que aún la mayoría de las cirugías se hagan abiertas y sin preservación de útero. El objetivo principal de todo ginecólogo debe ser asegurar a la paciente la preservación de sus órganos reproductivos. De modo que siempre la primera opción de tratamiento debería ser una cirugía cerrada por técnicas de mínima invasión.

La cirugía de mínimo acceso es segura en pacientes de todas las edades. Tiene un índice mínimo de complicaciones y resulta conveniente para atender patologías ginecológicas como las siguientes:

  • Histerectomía (hasta de gran volumen, incluso para casos con cáncer).
  • Miomas (incluso de gran volumen).
  • Tumores de ovarios benignos y malignos.
  • Endometriosis.
  • Prolapso de órganos pélvicos.
  • Manejo de intestino, vejiga, uréter, preservación de nervios en casos de cáncer o endometriosis.
  • Procedimientos para reconstrucción de trompas.

El ginecólogo Jesús Castellano, especialista en Cirugía de Mínimo Acceso y Fertilidad, explica que “cada día más, la ciencia nos demuestra que un enfoque mínimamente invasivo mejora los resultados de las cirugías”. Agrega que se hacen en Venezuela, por lo que no hay necesidad de viajar. Además, apunta que “el tiempo de recuperación de la paciente es menor si comparamos con las cirugías abiertas”.

En las últimas décadas, la cirugía mínimamente invasiva (CMI) en ginecología ha evolucionado. Mientras que en sus comienzos era considerada solo una herramienta de diagnóstico, actualmente se emplea en el manejo quirúrgico complejo del tracto genital femenino. Entre sus beneficios, podemos mencionar los que siguen a continuación:

  • Menor sangrado operatorio.
  • Menor dolor posquirúrgico.
  • Menor tiempo de hospitalización.
  • Mejora en la calidad de vida.
  • Pronta reincorporación a la vida cotidiana.

“Una cirugía de mínimo acceso ofrece una recuperación con gran impacto en la calidad de vida de la paciente, en su fertilidad y en la función de sus órganos pélvicos”, acota el doctor Castellano.

“Es importante que las mujeres conozcan sus enfermedades, investiguen y sepan las opciones que tienen antes de someterse a una cirugía abierta, o [a un procedimiento] en donde les indiquen que perder el útero es su única opción”, finaliza.

Para conocer más sobre este y otros temas de interés, visiten las redes sociales del doctor Castellano: @drjesuscastellano.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *