Lo que debes saber sobre el cabello graso

por | May 4, 2022 | Belleza, Salud

¿Por qué hay cabellos más grasos que otros?

Todo reside en el funcionamiento de las glándulas sebáceas que se encuentran en la piel y también en el cabello. Estas glándulas producen, segregan y depositan sebo en los capilares. El sebo acumulado en el cuero cabelludo se produce de manera natural mediante ceras y grasas neutrales con propiedades aceitosas. En el caso del cabello graso, las glándulas sebáceas están más activas y pueden producir más grasa de lo normal. Hay algunos factores que intervienen, como lo es el sexo y la edad.

Este exceso de grasa puede generar que el cuero cabelludo esté más brillante, más untuoso y con un aspecto más lacio y apelmazado, lo que provoca una sensación de suciedad.

 

¿Qué hacer para cuidar el cabello graso?

  • Evita los sulfatos en tu champú natural

Los sulfatos limpian de manera agresiva el cabello, dado que se llevan por delante los aceites naturales que nuestro cabello necesita. Esto obliga a las glándulas sebáceas a producir más sebo. Por eso, para conseguir una limpieza suave, lo mejor es optar por un champú natural sin sulfatos para pelo graso.

En las farmacias, existen grandes tesoros capilares, champús y acondicionadores específicos que te van a ayudar a lavar tu cabello, pero respetando también la naturaleza de tu cuero cabelludo. Así, colaboran en la tarea de recuperar el equilibrio. La clave de muchos de estos productos es la ausencia de sulfatos.

  • Equilibra el cuero cabelludo con aceites vegetales, como el de menta

El mentol natural tiene un gran efecto calmante en el cuero cabelludo, siendo especialmente indicado en los más sensibles. Además, su efecto refrescante permite reducir las irritaciones y el enrojecimiento, comunes en los cabellos grasos.

  • No frotes el cabello sucio en exceso

Es recomendable un lavado suave acompañado de movimientos circulares durante un minuto, ¡así activarás la circulación!

  • Lávalo con agua tibia, para abrir la cutícula

Así permites que se elimine la grasa y los residuos de productos. El agua caliente abrirá la cutícula en exceso y estropeará tu cabello, y, por el contrario, el agua fría no limpiará el cabello en profundidad.

Lo recomendable es lavarlo con una temperatura alrededor de 30 ºC. De esta manera, eliminamos correctamente los restos de grasa sin resecar la dermis, lo que provocaría una sobreproducción de grasa. Como último toque, podemos dar una pasada de agua fresca (alrededor de 20 ºC) para cerrar la cutícula.

En cuanto al tiempo de lavado, es fundamental que laves tu melena de forma profesional, haciendo pequeños masajes en el cuero cabelludo y poniendo especial atención en la zona de la nuca y detrás de las orejas. Eso sí, tampoco abuses con el masaje capilar, ya que este abre las cutículas y fomenta la circulación sanguínea de tus capilares, así como la producción de sebo.

Como la piel, el cuero cabelludo hay que exfoliarlo para reducir las impurezas y las células muertas, sobre todo en el caso del pelo graso, en el que el exceso de sebo puede llegar a obstruir los folículos. Para ello, utiliza peines específicos para masajearlo y exfoliantes capilares. Tu cuero cabelludo empezará a equilibrarse y se ajustará la secreción de sebo.

  • Lacas, ceras, gominas

Evita estos productos de fijación que, aunque estilizan el cabello y te dan el resultado que buscabas, a la vez lo que están haciendo es ensuciarlo más.

  • No toques constantemente tu cabello

Este gesto ensucia el cabello más rápidamente.

  • El acondicionador sí se puede utilizar

Es importante aplicarlo de medios a puntas, que se aclare bien y combinarlo con champús adecuados. Teresa Climent, licenciada en Farmacia y directora técnica de Nuggela & Sulé, insiste, además, en que el modo de aplicación del champú también es importante sobre un pelo graso.

La especialista explica que “nunca se debe aplicar el champú directamente en el cabello. Con el cabello húmedo, dejaremos caer una pequeña cantidad en la palma de la mano y lo emulsionaremos previamente antes de aplicarlo en el cabello y en el cuero cabelludo, sin llegar a arañar y dañar el cuero cabelludo. Y después, aclararemos con agua tibia y repetiremos la operación. De esta manera, el lavado será más efectivo y evitaremos el exceso de producción de sebo”.

  • Peina tu cabello antes de lavarlo

Es recomendable peinarlo antes del lavado para eliminar restos de suciedad. Además, hace que el lavado sea más efectivo. También es recomendable hacerlo con la cabeza hacia abajo y de raíz a puntas. Por un lado, airearemos la raíz y eliminaremos residuos sin que vuelvan a caer en el cuero cabelludo y también evitaremos que se ensucie el cabello antes de tiempo.

  • Lávate menos el pelo

Seguramente, estarás pegando un grito al cielo y negándote a acatar esta recomendación. Pero deja que te expliquemos el por qué. Cada vez que lavamos el pelo, eliminamos no solo las impureza, sino también la capa de aceites naturales que segrega nuestro cuero cabelludo para protegerse. Al hacer esto, corremos el peligro de entrar en un círculo vicioso en el que nuestro cuero cabelludo se ve ‘obligado’ a segregar más aceites para mantener esa protección.

 

Fuentes:

Pelo graso: guía para eliminarlo para siempre (s.f.). Freshly Cosmetics: https://www.freshlycosmetics.com/es/blog/pelo-graso

Sánchez De Ron, Clara (19 de octubre de 2020). ¿Es bueno lavarse el pelo graso todos los días? Telva: https://www.telva.com/belleza/pelo/2020/10/19/5f8c171102136e61918b4593.html

Vera, Vicky (30 de noviembre de 2017). Si tienes el pelo graso, te lo tienes que lavar así. Glamour: https://www.glamour.es/belleza/cabello/articulos/pelo-graso-como-se-lava/30484

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *