Tips para una piel sana en invierno

por | Mar 17, 2022 | Belleza, Estilo de vida, Salud

Con el frío, la humedad, los cambios de temperatura y el viento, nuestra piel sufre y podría presentar resequedad, aparición de grietas en zonas sensibles (como en los labios), así como arrugas o señales de envejecimiento. En esta época del año, es muy importante que cuidemos nuestra piel el doble, especialmente aquellas partes de nuestro cuerpo que están más expuestas al exterior como las mejillas, el cuello, los labios, las manos y el escote.

¿Lista para lucir una piel saludable y hermosa? ¡Sigue todos estos súper tips y empieza a cuidar tu piel de la mejor forma en esta época tan bella del año!

Hidratación

La hidratación de nuestra piel en esta época del año es muy importante para evitar lucir una piel seca, apagada y sin vitalidad. El viento y las bajas temperaturas deshidratan fácilmente nuestra piel. Por ello, es muy importante que hidrates tu piel diariamente con cremas hidratantes, sobre todo en zonas como tu rostro y manos.

Para tu rostro, utiliza una crema de día ideal para tu tipo de piel. Asimismo, humecta tus labios con un bálsamo o manteca de cacao. También es recomendable que los exfolies una o dos veces a la semana para evitar las grietas que puedan causarte el frío.

Evita los cambios bruscos de temperatura

Es importante que evites los cambios rápidos o bruscos de temperatura. Cuando vamos por la calle, el frío incide directamente sobre nuestros rostros y, al entrar en nuestras casas o en algún establecimiento donde la calefacción está al máximo, nuestra piel sufre.

Estos cambios bruscos de temperatura -en los que pasas del frío de la calle al calor de la calefacción- son perjudiciales para tu piel y te pueden producir rojeces y resequedad. Debido a lo anterior, es recomendable que trates de mantener una temperatura no mayor a 20° en tu casa para evitar estos cambios bruscos de temperatura al llegar.

Alimentación

Para tener una piel sana, especialmente en invierno, es fundamental que tengas una alimentación balanceada. Incluye en tu dieta diaria frutas y verduras que contengan antioxidantes y vitaminas A y C. Estas vitaminas las puedes encontrar en el brócoli, las espinacas, las zanahorias y en frutas como la naranja, el kiwi, entre otras.

Además, disminuye o evita el consumo de alimentos procesados, con altos contenidos en grasa y azúcares, las frituras, etcétera.

Por otro lado, la hidratación es importante. El agua no solo hidrata nuestro cuerpo, también lo limpia. Trata de beber entre 1.5 o 2 litros de agua al día. Sin embargo, sabemos que muchas veces a algunos nos cuesta beber agua, pero no te preocupes. Una buena alternativa puede ser el té sin azúcar, ya que es agua también, y el hecho de que esté caliente hace que sea más fácil de ingerir, en especial en aquellos días donde hace mucho frío.

De igual forma, evita las bebidas alcohólicas, porque empeoran la dilatación facial. Las bebidas con altos niveles de azúcar tampoco son recomendables.

Toma en cuenta que, con una alimentación balanceada y una buena hidratación, lucirás una piel radiante y saludable.

Protección solar

Protegernos de los rayos solares durante todo el año es fundamental para cuidar nuestra piel. Por lo general, tendemos a estar más acostumbrados a protegernos del sol durante el verano, pero cuidar nuestra piel en invierno también es muy importante. Aunque no lo creas, en esta época del año, los rayos ultravioleta también inciden en nuestra piel causándonos manchas, rojeces y envejecimiento prematuro.

Por eso, es importante que te apliques protector solar diariamente al menos 15 minutos antes de salir de tu casa. Y, si vas a ir a algún lugar donde hay nieve, es importante que tengas un cuidado especial, ya que la nieve actúa como un espejo y refleja los rayos ultravioleta. Así, hace que la exposición al sol sea más directa, lo que aumenta el riesgo para la piel.

Mantén limpia tu piel

Para tener una piel saludable, la higiene es fundamental. Las impurezas, contaminación y la grasa pueden obstruir nuestros poros e impedir que nuestra piel respire correctamente. Pero podemos evitar esto manteniendo nuestra piel limpia. Por ello, es importante que laves tu cara dos veces al día: todas las mañanas al levantarte y en la noche antes de acostarte a dormir. De esta forma, eliminas todas las células muertas, la grasa, suciedad o contaminación que se haya acumulado.

Asimismo, retira todo el maquillaje de tu rostro antes de irte a la cama, ya que, durante la noche, nuestra piel se regenera y, si tienes maquillaje puesto, es más difícil que esta lo haga correctamente.

Además, es importante que uses jabones neutros o suaves para tu piel. Los jabones de glicerina son una buena opción. De esta forma, evitarás irritaciones o reacciones alérgicas en tu piel. También es una buena idea tomar colágeno con vitamina C para mantener la piel saludable.

Evita bañarte con agua muy caliente 

Bañarse con agua muy caliente deshidrata tu piel. Por ende, ocurre una pérdida de lubricación en ella que la deja seca, sin brillo y con una apariencia poco saludable. Además, favorece la aparición de pequeñas venas, por lo que es recomendable que te bañes con agua tibia y no muy caliente.

¡Ya lo sabes! Así que no hay excusas para que empieces a cuidar de tu piel en invierno. Además de estos tips, también puedes exfoliar tu piel una o dos veces a la semana y hacer ejercicio, que es muy importante. Este invierno cuida tu piel y permite que luzca saludable, hermosa y radiante. Considera que, al tener una piel sana, obtendrás muchos beneficios para tu cuerpo y tu cabello como, por ejemplo, evitar su pérdida.

 

Por Paulina Méndez

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.